Una de las principales amenazas al Arrecife Mesoamericano es la contaminación por aguas residuales. En el Caribe, según datos del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), 85% del agua residual que se descarga en el mar no es tratada. Esta agua está cargada de contaminantes y nutrientes que, entre otros, causan el florecimiento de algas que compiten con los corales por espacio, oxígeno y luz. Su exceso puede reducir la reproducción de corales y causar su muerte.  

MARTI está trabajando fuertemente con autoridades locales, grupos comunitarios y la industria turística en Quintana Roo, México, y en la isla de Roatán, Honduras, para reducir la cantidad de aguas residuales no tratadas que terminan en el arrecife.

En Quintana Roo, todas las fuentes de agua son subterráneas, poco conocidas y muy vulnerables a la contaminación por plantas ineficientes de tratamiento de agua residuales, explicó Gonzalo Merediz, director ejecutivo de Asociación Amigos de Sian Ka’an (ASK), socio de MARTI. ASK hizo un mapeo de estos acuíferos subterráneos, utilizando tecnología satelital, y recolectó datos que han sido clave para crear conciencia sobre estos ecosistemas y para convencer a las autoridades locales de desarrollar políticas más estrictas de saneamiento y conservación del agua.

En 2012, ASK y la Asociación de Hoteles de la Riviera Maya evaluaron el desempeño de las plantas de tratamiento de aguas residuales de una muestra de 19 hoteles y encontraron que 70% funcionaba inadecuadamente. Como respuesta, se capacitó a los operadores de plantas en los hoteles y, con ayuda de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA), crearon un manual público para la correcta operación de plantas de tratamiento de aguas.

En el municipio de Tulum, ASK también está promoviendo la conexión de los hogares a la planta local de tratamiento de agua, que trabajaba a tan solo el 3% de su capacidad. Gracias a este proyecto, se han conectado más de 200 casas y se conectarán más hasta que la planta trabaje al 100% de su capacidad. Este esfuerzo se replicará en Playa del Carmen, donde podrían beneficiarse 3.000 casas.

ASK y Grupo Intersectorial Isla de Cozumel (GI) también están apoyando la campaña “Eres agua, ¡toma conciencia!”. “La campaña va durar entre cuatro a seis meses y se difundirán, en todo el estado, mensajes impresos, en radio y televisión para concientizar sobre la importancia de los acuíferos, de los arrecifes y de la relación que tienen las conductas de consumo del agua sobre la salud de estos ecosistemas”,dijo Javier Pizaña, presidente de GI.

En Cozumel, GI ha capacitado 1.800 estudiantes, en cinco escuelas locales, sobre conservación del agua.  Los estudiantes asisten al Espacio de la Cultura del Agua (ECA), un salón acondicionado para que aprendan de forma interactiva y mediante el juego. La meta es capacitar a 2.800 estudiantes, 78% del total de la isla.

Adicionalmente, ASK estableció el primer fondo local para el pago por servicios ambientales relacionados con el agua. El fondo cubre dos parcelas en Benito Juárez (una ejidal y una privada), las cuales suman 400 hectáreas, y se está financiando con donativos de huéspedes de varios hoteles, así como con fondos de The Nature Conservancy y la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR).

En Roatán, el apoyo de MARTI, mediante Coral Reef Alliance, ha sido fundamental para que casi el 70% de hogares (más de 200) en West End, una de las zonas más comerciales de la isla, se conecten a la planta local de tratamiento de aguas residuales.

“MARTI financia el monitoreo de calidad de agua del arrecife que es nuestra herramienta clave para convencer a las autoridades locales de promover el tratamiento de las aguas residuales”, señaló Giselle Brady, coordinadora técnica de Bay Island Conservation Association.

Antes de inaugurar planta en 2012, todas las casas y negocios descargaban sus aguas en fosas sépticas antiguas. “Esta era una necesidad urgente porque el turismo sigue creciendo y con ello aumenta el impacto de las aguas residuales no tratadas sobre la principal fuente de ingresos de toda la isla”, explicaó Ian Drysdale, coordinador en Honduras de Healthy Reefs for Healthy People.

La falta de recursos para crear infraestructura ha retrasado conectar al 100% de los hogares. Sin embargo, organizaciones como MARFUND y el ente estatal Zona Libre Turística (ZOLITUR) donarán fondos para ampliar la cobertura. MARTI seguirá apoyando el monitoreo de agua para medir el impacto de la conexión de estos hogares a la planta de tratamiento.